Seleccionar página

Si tuviésemos que elegir dos alimentos para identificar la comida latinoamericana nos quedaríamos indiscutiblemente con el maíz y el fríjol. ¿Y por qué este último? Porque en esta región del mundo, desde México hasta Argentina, el fríjol está muy arraigado en la gastronomía popular.

Hay tantas variedades de fríjol como maneras de denominar a esta legumbre. Según el lugar del continente americano en el que estemos, los podemos pedir como frejoles, frijoles, habichuelas, caraotas o porotos, mientras que en España las encontramos como alubias, judías o fabas.

FRÍJOLES PARA TODOS LOS GUSTOS

Distribuidora Latinoandina importa a España fríjoles de diversos países de Latinoamérica y en diferentes presentaciones. Para hablar de ellos vamos a clasificarlos en dos grupos: los que vienen cocidos y listos para usar y los fríjoles secos o crudos.

ABRIR Y SERVIR

Entre los que ya están listos para consumir tenemos los Fríjoles Rojos y los Fríjoles Negros Volteados, ambos de marca La Chula. En esta presentación los granos están triturados y forman una especie de puré que se usa en deliciosas recetas mexicanas y centroamericanas.

En esta categoría también encontramos dos presentaciones enlatadas de la marca El Plebeyo: los Fríjoles Negros y los Fríjoles Rojos. Para consumirlos basta con abrir el envase y calentarlos en un guiso o aderezarlos según el país de origen de la receta. Incluso se pueden consumir fríos en ensaladas frescas, a las que aportan un sabor singular.

FRÍJOLES SECOS

Como dijimos al comienzo, los fríjoles están presentes en la cocina de todos los países latinoamericanos, pero las recetas y las variedades de esta legumbre son muy diversas a lo largo del continente. Por esta razón, nuestro catálogo ofrece fríjoles para todos los gustos y nacionalidades:

Como puedes apreciar, existe una gran variedad de fríjoles y a estos corresponde una importante diversidad de recetas. Por ejemplo, los llamados pallares peruanos, son alubias de grano blanco, plano y grande en forma de oreja. Fueron importados a España durante el Virreinato por los clérigos, y actualmente se utilizan en platos tan conocidos como la paella valenciana. En el norte de España han evolucionado hasta convertirse en el exclusivo judión de la granja.

También de color blanco, pero más pequeños, destacan las variedades panamito y castilla, caracterizadas por tener un punto negro. Por su parte, el frijol zarandaja, que se distingue por su forma redonda y aplanada, se usa en el norte peruano para acompañar al popular ceviche.

En Colombia también se consume el fríjol en gran cantidad de recetas. Es el ingrediente principal de la bandeja paisa, plato insignia de la región que tiene a Medellín por ciudad más importante. También están los fríjoles con pezuña de cerdo, propios de la región andina. En los dos platos se suelen usar las variedades cargamanto y bola roja. Pincha aquí para conocer la receta de los Fríjoles El Dorado con pezuña.

Cabe destacar también la presencia de los fríjoles negros en conocidas recetas de Cuba, Puerto Rico y Venezuela. En este último país lo usan para preparar el que es quizá su plato más popular: el pabellón criollo. Es una receta que se mantiene viva desde la época colonial y cuya base, como dicen ellos, son las “caraotas negras refritas”.

MENESTRA DE FREJOL

En España se llama menestra a un guiso de verduras variadas, pero en Ecuador, Panamá y Perú se denomina así al guiso elaborado con legumbres. En este artículo te contamos cómo preparar una sencilla pero exquisita receta conocida como menestra de frejol.

INGREDIENTES

1 lata de Fríjoles Rojos El Plebeyo o 1 taza de Fríjoles Rojos El Plebeyo (secos)

1 cebolla

1 cucharada de Pasta de Ajo La Latina

1 cucharada de Pasta de Achiote La Latina

2 tomates

3 cucharadas de aceite

1 cucharadita de comino

Cilantro finamente picado

Sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN

  1. En una sartén sofríe la cebolla y la pasta de ajo hasta que adquiera un color dorado. Luego añade los tomates rallados o cortados en cuadros pequeños sin piel, la pasta de achiote, el cilantro, el comino, la sal y la Deja cocer durante 10 minutos. Revuelve de vez en cuando para que no se queme.
  2. Fríjoles en lata: Vierte el contenido de la lata de fríjoles sobre el guiso y remueve bien para que queden incorporados completamente. Ponlos a cocinar a fuego lento durante 10 minutos. Para evitar que queden demasiados secos, añade un chorro de agua en el momento de agregar los fríjoles.
  3. Fríjoles secos: Ponlos a remojar en agua desde la noche anterior. Al día siguiente, cuélalos y ponlos en una olla con 4 tazas de agua. Añade el guiso y cuece durante aproximadamente dos horas o hasta que estén blandos. Si ves que aún no están listos y se han secado demasiado, agrega un poco de agua. También los puedes cocer en la olla a presión durante 40 minutos.

NOTA DEL CHEF

Para acompañar la menestra de frejol lo ideal es hacerlo con arroz blanco. Te recomendamos el Arroz Largo El Plebeyo. Como proteína puedes asar un filete de ternera y, para que esté más sabroso, úntalo antes de ponerlo sobre la plancha con Aliño Ecuador La Latina. En este plato no pueden faltar los platanitos fritos. Puedes usar Plátanos El Dorado, o freír las Tajadas congeladas de Maduro El Dorado. Una buena ensalada fresca acompaña de manera muy apropiada esta comida.

DATO NUTRICIONAL

Los fríjoles son una gran fuente de fibra. Y nos aportan magnesio, potasio, zinc, calcio y fósforo.

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!