Seleccionar página

El choclo peruano es el protagonista de nuestra receta de hoy. Cuando hablamos de choclo nos referimos a la palabra quechua que significa maíz tierno. Y en esta entrada hablaremos de un choclo que es muy  característico del Perú, conocido también como maíz blanco del Cusco, que se distingue fácilmente de otros porque sus granos son blancos, tiernos y muy grandes. Se trata de un maíz que se come sin someterse a ningún procedimiento de secado. Tiene un sabor neutro, lo cual es ideal para su utilización tanto en recetas dulces como saladas.

En Perú se suele consumir el choclo entero, en trozos o desgranado, y aunque hay recetas en las que se tritura, al peruano le gusta disfrutar, sobre todo,  del placer de arrancar los granos directamente de la parte central de la mazorca, o lo que es lo mismo de la coronta o tusa.

Distribuidora Latinoandina importa desde Perú los mejores choclos congelados para que tanto peruanos, como todos aquellos que quieran disfrutar de este producto en Europa, lo hagan como si estuvieran en el país andino. Y de acuerdo con el gusto de los consumidores, los traemos envasados bajo la marca El Plebeyo en las tres presentaciones tradicionales: entero de 4 y 2 piezas, en trozos y desgranado.

EL CHOCLO, UN GRAN ACOMPAÑANTE

Numerosas recetas peruanas van acompañadas con choclo. Por ejemplo, al ceviche peruano no le pueden faltar estos granos tiernos. La causa limeña también se acompaña con choclo, y por supuesto que en un plato tan tradicional como la pachamanca es imprescindible un buen trozo de este maíz. Y así muchas recetas más, como el tiradito de pescado o el saltado de choclo.

En lo que respecta a preparaciones en las que se usa el choclo triturado, la más habitual es el pastel de choclo, que se puede hacer dulce o salado. Por supuesto que en este blog vamos a compartir contigo estas y muchas recetas más.

Hoy nos metemos a la cocina para preparar unos choclos con queso, que dicho así parece sencillo, y lo es, pero la mezcla y el toque secreto que le dan los peruanos lo hacen un plato muy apetitoso. Así que, nunca mejor dicho, ¡vamos al grano!

INGREDIENTES

500 g de Choclo en Trozos El Plebeyo congelado

1 cucharada de Anís en Grano La Latina

1 cucharada de azúcar o el endulzante preferido

300 g de queso fresco o tierno

PREPARACIÓN

  1. En una olla, pon a hervir suficiente agua para que cubra completamente el maíz. Añádele una cucharada de anís en grano La Latina.
  2. Vierte una cucharada sopera de azúcar o el endulzante que prefieras. Nosotros nos hemos decantado por el azúcar moreno.
  3. Cuando esté hirviendo el agua, añade los trozos de choclo. Si los has descongelado previamente, cuécelos por 8 minutos. Si los utilizas sin descongelar, hiérvelos por 10 minutos.
  4. Mientras se cuecen los choclos, corta el queso en tajadas gruesas, o bien en cuadros, según sea tu preferencia de presentación.
  5. Pasado el tiempo de cocción, comprueba que el grano se puede comer con facilidad. Es importante respetar los tiempos de cocción para que no quede duro.
  6. Y ya lo último que queda es emplatar y disfrutar.

SECRETOS DE LA RECETA

Uno de los puntos fuertes de esta receta es que la sal que aporta el queso y el sabor del maíz con esos toques dulces y anisados, se complementan de maravilla.

Si le preguntas a un peruano cuál es la hora ideal para comer este plato, te va a decir que  todas. El choclo con queso es un desayuno muy completo, una merienda saludable, una entrada exquisita  y una cena ideal. Y no es de extrañar, pues  como todo cereal es un alimento rico en fibra y carbohidratos, y por lo tanto aporta una buena dosis de energía al cuerpo.

Al choclo se le atribuyen propiedades antioxidantes, y se considera una fuente de ácido fólico y de vitaminas A, B y E, así como de minerales como fósforo, potasio y magnesio.

Como ves, hay muchas razones para hacer estos choclos con queso. Buen provecho.

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!