giovannaDLA

Cevicheria Lobo de Mar con el Chef Octavio Otani

Restaurante Cevichería Lobo del Mar de Octavio Otani

Fue en el año 2000, que descubrimos esta cevichería en pleno corazón de Miraflores. El flechazo fue instantáneo e inmediatamente pasó a ser uno de nuestros restaurantes favoritos. El chef, Octavio Otani, es de origen japonés y lo regenta desde hace más de 20 años.

No es un restaurante 5 tenedores, sino es de esos clásicos que solo se encuentran una vez y que hasta incluso tienes que hacer cola para comer a la hora del almuerzo. Estamos seguros de que no existe mejor lenguado a la plancha con arroz y ensalada en todo Lima. Es el restaurante de paso obligatorio cada vez que llegamos a Perú, no solo por la calidad de la comida, sino también por la atención que brindan a sus clientes.

En nuestro último viaje nos aventuramos más allá de nuestro plato favorito, para descubrir que no solo su fama se ha extendido, sino también que ofrece en su carta otros platos que son simplemente exquisitos. Aquí el ceviche de Cojinova es delicioso, lo preparan un poco menos ácido que en otros restaurantes, pero con la proporción perfecta de culantro, cebolla, apio, ajo, sal y su toquecito de kión. Otra de sus especialidades es la jalea de camarones, 100% recomendable y que decir de las otras jaleas o del chaufa de pescado o mariscos, para chuparse los dedos. No es que nos guste exagerar con los empanizados, porque a veces son muy grasosos, pero las jaleas de Octavio Otani son tan ligeras como el tempura japonés o sea están recubiertas por una fina capa de harina que las hace ligeras y súper crocantes a la vez.

Si pasas por Lima, no dejes de visitarlo y comentarnos tu experiencia. Encuéntralo en Calle Colón 587. Miraflores, Lima. Perú

Quinua en Ayacucho

La Quinua

Es una hortaliza nativa de los Andes, que se consume como cereal. Fue considerada por los Incas como “El Grano Madre” y la FAO la ha catalogado como el “alimento perfecto”. Se ha convertido en un alimento tan reconocido, que la Organización de las Naciones Unidas declaró al 2013, el “Año Internacional de la Quinua” y la NASA la ha incluido en la dieta de los astronautas. Todo este honor, no solo se le atribuye por su alto contenido proteico y nutritivo, sino también por la nobleza de su cultivo, adaptable a zonas de suelos pobres y con alta tolerancia a heladas y sequías, lo que la convierte en el alimento del futuro.

La quinua es un alimento que posee un excepcional equilibrio entre proteínas, grasas y carbohidratos. Puede contener entre un 10% y 23% de proteína, lo que la convierte automáticamente en un “Súper Cereal”. Entre sus principales aportes nutricionales destacan los Aminoácidos, de los que posee una gran cantidad y de los cuales 8, son esenciales para el ser humano. Destacan entre ellos la Lisina, que es imprescindible en el desarrollo y crecimiento del cerebro y la Arginina e Histidina, básicos para el desarrollo infantil.

La quinua aporta a la dieta minerales, como hierro, fósforo, manganeso, zinc y calcio y vitaminas como las E, C, B1, B2, B3, B6 y B9. Su contenido en grasa es pobre, entre 4 % a 9%, del cual la mitad es ácido linoléico, rico en Omega 3 y 6, que combaten el colesterol. Otra buena noticia es que no contiene gluten, por lo que puede ser consumida por celiacos.

Entre sus principales beneficios encontramos que su consumo frecuente mejora los niveles de azúcar en la sangre, ayuda a regular la tensión arterial, a prevenir la osteoporosis y a reforzar el sistema inmunológico. Se le atribuyen además propiedades desintoxicantes y diuréticas, porque fortalece el hígado y los riñones y su aporte de fibra contribuye al buen funcionamiento intestinal, favoreciendo el fortalecimiento de la flora bacteriana, promoviendo la evacuación y evitando el estreñimiento.

De la quinua se aprovecha casi todo. Se pueden consumir sus hojas tiernas, pero principalmente se utiliza el grano entero en la preparación de sopas, guisos, ensaladas, hamburguesas vegetarianas, etc. Así como también el grano transformado en harina, para la industria de la panificación y transformado en cereal como complemento alimenticio, base de un buen desayuno.

Para su comercialización la quinua debe ser previamente pelada o perlada, puesto que su cáscara original presenta una toxina llamada saponina, la cual es removida definitivamente cuando es lavada con abundante agua antes de su consumo. Este componente residual es utilizado por la industria farmacéutica.

En la medicina tradicional, a las hojas, tallos y granos, se les atribuyen propiedades cicatrizantes, desinflamantes y analgésicas. Se le puede utilizar como desinfectante de las vías urinarias y en casos de hemorragias internas. Los residuos de las cosechas sirven como forraje para alimentar vacunos, ovinos, cerdos, caballos y aves.

En la actualidad el altiplano boliviano es el mayor cultivador de quinua, seguido por Perú y en tercer lugar por EEUU. Al igual que el choclo y la papa la quinua fue uno de los principales alimentos de los pueblos andinos. Era considerado un grano sagrado y formó parte de diversas ceremonias y rituales andinos. Ahora comprendemos porque y como ya sabemos tanto de la quinua ¿Qué esperamos? ¡A comer quinua!

Las Vicuñas

Vicuñas delante el Chimborazo

 

Las vicuñas pertenecen a la familia de los camélidos sudamericanos y viven en el altiplano andino distribuidas entre Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. La población más importante se encuentra en Perú donde incluso forma parte del escudo nacional. Los camélidos sudamericanos están emparentados con los camellos de Asia y África e incluyen además a la llama, el guanáco y la alpaca. De todas estas se obtienen fibras muy preciadas y reconocidas, pero la de vicuña está considerada entre las más finas del mundo. Su pelaje es muy denso, lo cual ayuda a protegerlas del frío intenso, la lluvia y el viento andino.
Durante mucho tiempo estuvieron consideradas en peligro de extinción debido a la caza indiscriminada. Su población fue reducida de casi 3 millones de cabezas a tan solo 10.000 en el año 1950. Por este motivo se empezó a trabajar en su conservación y el 16 de agosto de 1969 los gobiernos de Bolivia, Chile, Ecuador y Perú firmaron un convenio para la conversación de la vicuña. Hoy en día ya no existe el riesgo inminente de extinción, pero siguen siendo una especie protegida y conservada y su caza sigue siendo prohibida.
En la foto se aprecian dos vicuñas delante del Chimborazo, que con a una altura de 6.268 msnm es la montaña más alta del Ecuador y la segunda más alta de Sudamérica.

Elaborando Picarones

Los Picarones

Los picarones son uno de los más tradicionales postres peruanos. Una porción consta de 3 o 4 unidades en forma de anillo y se sirven bañados en miel de chancaca (panela), la cual está previamente aderezada con anís y hoja de higo. Son preparados a base de una mezcla que contiene harina de trigo, harina de zapallo, harina de camote y levadura. Esta masa se hidrata  y se deja reposar, para luego freírlos en abundante aceite caliente.

Este plato tiene sus orígenes en el Virreinato del Perú y se presume que la receta podría ser una adaptación de los buñuelos españoles y pudo ser mejorada por las cocineras negras y mulatas que trabajaban en las haciendas y casas señoriales. Solían consumirse sobre todo en las procesiones religiosas, pero hoy en día su consumo está tan extendido que se pueden encontrar picaroneros ambulantes casi en cualquier esquina.

El Lago Titicaca y las Islas Flotantes de los Uros

Los Uros, Lago Titicaca

 

El lago Titicaca se encuentra ubicado entre Perú y Bolivia y está afincado en la cordillera de los Andes a una altura de 3.812 msnm. Es el lago navegable más alto del mundo y tiene una extensión de 8.562 km2, de los cuales un 56% pertenece a Perú y 44% a Bolivia.

Las islas flotantes de los Uros se encuentran al oeste del lago Titicaca a unos 7 km de la ciudad de Puno. Los Uros, sus habitantes, son descendientes de una casta propia, anterior a la Inka y distinta a la Aymara. Hablaron varios idiomas de los cuales solo sobrevive el Uro o Pukina. A lo largo de los siglos se han ido mezclado con los Aymaras, cuya lengua acompañada del castellano, son las que hablan hoy en día. Sus casas están construidas sobre unas islas que flotan sobre el lago y se fabrican a base del Kile que es la raíz de la totora. Esta raíz se cosecha generalmente una sola vez al año y coincide con el aumento del caudal del lago, que debido a la presión rompe las raíces de la totora y empieza a flotar en el agua como un corcho. Un trozo de Kile puede medir 6 por 3 metros y para conformar la base de las islas, es entretejido en varias capas. Una vez terminada esta base se colocan encima varios mantos de tortora a manera de aislamiento, el cual puede llegar a tener un espesor de 2 metros. Estas islas pueden durar hasta 40 años, pero requieren de un mantenimiento permanente, lo que supone ir añadiendo capas nuevas de tortora en reemplazo de las que van desintegrándose casi mensualmente. Hoy en día viven entre unas 250 a 300 familias en las islas de Uros.

La Pachamanca

Pachamanca

La Pachamanca es un plato típico de los Andes. Su nombre proviene de la combinación de dos palabras quechuas: Pacha (tierra) y Manka (olla) y significa olla de tierra. Para su preparación se excava un hueco en la tierra de aproximadamente un metro de profundidad y diámetro. En el mismo hueco se prende un fuego, para calentar unas piedras lizas y limpias que se usaran después, para la cocción de las carnes. Estas piedras deben estar libres de humedad porque podrían reventar debido al intenso calor del fuego. Cuando el fuego se reduce a solamente brasas, se coloca en el fondo del hoyo una primera capa de piedras calientes y se empieza con el llenado: primero se coloca una capa de papas, habas, choclos, ocas, camotes y/o yucas y  luego se va alternando entre hojas de plátano y piedras calientes, con el resto de ingredientes como humitas, chancho, carne, pollo, alpaca o cuy. Las carnes deben estar preferentemente envueltas en hojas de plátano para evitar el contacto con la tierra y todos los ingredientes deben de haber sido previamente aderezados con huacatay o chincho, comino, ají panca, ají amarillo, achiote, ajo u otras especias. Al final se vuelve a tapar todo con hojas de plátano y se cubre con tierra hasta que queda el hoyo herméticamente cerrado. El calor de las brasas y de las piedras calientes sumadas a la humedad de los ingredientes, realiza una especie de cocción al vapor. Pasada aproximadamente una hora, se destapa y se empieza a recolectar la comida. El resultante es una muy jugosa, suave y sana combinación de alimentos que se sirven en el centro de una mesa grande para compartir. Se acompaña usualmente con chicha de jora, chicha morada, cerveza o gaseosa. ¡Buen provecho!

Moray, el Centro de Investigación Agrícola de los Inca

Peru, Moray, Inca, Cuzco, Centro de Investigación Agrícola

 

Moray, ubicado en el valle Sagrado de los Incas al noroeste de Cuzco, fue el centro de investigación agrícola de los Incas y sirvió para llevar a cabo experimentos de cultivo a diferentes alturas. Hasta la actualidad se puede observar que en sus andenes se produce un gradiente de microclimas que permitía calcular la producción agrícola, no solamente del Valle de Urubamba, sino también de diferentes partes del Tahuantinsuyo.

El Salar de Uyuni

El Salar de Uyuni

 

El Salar de Uyuni es el mayor desierto de sal del mundo. Está situado a una altura de 3.650 msnm en el suroeste de Bolivia y tiene un largo y ancho de más de 100 km. Es una de las atracciones turísticas más interesantes del planeta, por la increíble belleza natural que ofrece a los viajeros que lo visitan. Es también un importante refugio para la cría de diferentes especies de flamencos en los meses de noviembre.

 

Flamenco en Salar de Uyuni

Nueva web

Bienvenidos a nuestra nueva web

Como puedes comprobar, estamos en obras. En unos días terminaremos de subir todos los productos de nuestras marcas y estarán, como siempre, disponibles. Disculpa las molestias que este cambio pueda ocasionar aunque estamos seguros que el resultado merecerá la pena.